Adquirir un bien a crédito, o solicitar un préstamo, puede sonar muy atractivo y sacar a las personas de un apuro cuando lo necesitan, sin embargo, el proceso puede complicarse cuando el deudor se retrasa con el pago y a partir de 90 días de atraso se puede solicitar el apoyo de despachos de cobranza judicial.

 

¿Qué es la cobranza judicial?

La cobranza tiene tres etapas con base en el tiempo en que se retrasa el cliente. La cobranza administrativa se da en la etapa inicial del retraso, que va del día 1 al 90 de mora; en este periodo, la entidad busca al deudor y le recuerda su pago en buenos términos. La cobranza extrajudicial comienza del día 91 al 120 de deuda vencida, cuando la entidad busca la recuperación del monto, ya sea por parte de su departamento de cobranza o a través de despachos externos.

 

¡Contáctenos!

 

Etapas de cobranza

Cobranza preventiva

La cobranza preventiva se aplica a la cartera de clientes que tienen alto riesgo de demora en sus pagos. Esto suele detectarse mediante herramientas de gestión de cobranza que marcan automáticamente a clientes con dificultades económicas, clientes nuevos o endeudados por encima de sus capacidades económicas.

Al aplicar la cobranza preventiva se espera generar hábitos de pago en los clientes, recordarles la fecha en que les corresponde pagar y reducir la cartera vencida por retraso de clientes morosos.

Este tipo de cobranza suele realizarse mediante el envío de mensajes de texto, correos electrónicos, notificaciones en aplicaciones o llamadas de recordatorio. El personal encargado de la cobranza preventiva suele utilizar un tono de comunicación cordial, amigable y suave.

Cobranza extrajudicial

La cobranza extrajudicial comienza a partir de 30 días de retraso en relación con la fecha de pago original. Usualmente, abarca hasta los 90 días, tiempo en que el acreedor manda mensajes de texto, llamadas o notificaciones para recordar el pago del adeudo y los intereses correspondientes.

Además, puede empezar a cobrarse un cargo por gastos de cobranza extrajudicial por la gestión del acreedor o la empresa de cobranza.

En esta segunda etapa de cobranza aún no se involucra a los tribunales, pero el tono del cobrador será un poco más agresivo y persuasivo para que el cliente pague lo antes posible.

Cobranza judicial

La cobranza judicial es el proceso que busca recuperar las deudas de clientes morosos a través de un juicio de cobranza en el que un juez establece que la deuda debe ser saldada y emite un aviso al deudor. Es la etapa más avanzada en la que se busca la recuperación de la deuda a través de un proceso judicial. Comienza entre 90 y 120 días después de la última fecha en que el cliente tenía que pagar.

Usualmente, las empresas recurren a despachos de cobranza externos que actúan como intermediarios o mediadores entre el deudor y la entidad financiera para requerir el pago de la deuda, o para reestructurar los pagos si el deudor tuvo algún problema por el cual no pudo pagar.

En muchas ocasiones, los despachos de cobranza usan un tono amenazador, agresivo, que infunda el temor al cliente presentando órdenes judiciales (que suelen ser falsas) o documentos de embargo.

¿Cómo se lleva a cabo la cobranza judicial?

En algunas ocasiones, el juez puede desestimar el caso si el deudor comprueba una situación por la que no se pudo pagar el adeudo.

¡Contáctenos!

 

¿Qué hacer ante una demanda judicial por deuda?

Si usted enfrenta una demanda judicial por adeudo, le recomendamos: En caso de enfrentar a despachos de cobranza, recuerde que ellos son intermediarios y que solo debe pagar al acreedor que tenga un registro legal de su adeudo y que represente a la financiera a la que usted le debe.

Maneras de resolver una deuda

¿Cómo prevenir la morosidad?

Evite la morosidad organizando sus pagos y ajustando los gastos que realice a su presupuesto para no caer en adeudos difíciles de pagar. Con esto evitará el sobreendeudamiento, el pago de intereses muy altos y tener que deshacerse de su patrimonio para liquidar sus deudas.

Le recomendamos:

¿Qué pasa si no pago la cobranza judicial?

Si no existe voluntad de pago del deudor, los acreedores pueden emprender acciones judiciales para hacer el cobro de la deuda, por lo que el proceso podría llegar al embargo de bienes.

¡Contáctenos!

Si usted está enfrentando un caso de esta índole, contáctenos. En LEX & CO somos abogados expertos en el manejo con entidades financieras y con gusto podemos asesorarle para enfrentar estos casos exitosamente o con alguna acción reivindicatoria o ejecución hipotecaria. Para más información, llámenos al teléfono 5568401076, mándenos un correo a firma.lex.co@gmail.com, escríbanos a través de nuestro formulario de contacto o WhatsApp.

CONTÁCTENOS

5568401076
firma.lex.co@gmail.com

    Por favor, demuestra que eres humano mediante la selección la bandera.

    ¡Contáctanos!
    Call Now Button